Noticia en El Correo del 23.06.18.

Vecinos, comercios y empresas pasan a la acción para «recuperar» el centro de Vitoria

Piden un debate sosegado sobre las soluciones para el deterioro de la zona de José Erbina./Jesús Andrade
Piden un debate sosegado sobre las soluciones para el deterioro de la zona de José Erbina. / JESÚS ANDRADE

Ensanche XIX crea mesas de trabajo con arquitectos, economistas y urbanistas para supervisar las obras de San Prudencio o los problemas en Renfe

Rosa Cancho
ROSA CANCHO

0

«De aquí a cien años nos gustaría que el Ensanche siga vivo, que sea el salón de todos los vitorianos, abierto, con esas funciones de ciudad que siempre ha tenido». El urbanista José Luis Azkarate expresa de esta manera la razón de ser de una asociación que acaba de cumplir un año y que reúne a residentes, comerciantes, hosteleros y empresas del segundo barrio más antiguo de Vitoria. Ensanche XIX (por el siglo en en que se creó) cuenta ya con medio centenar de socios y aspira a convencer a más personas relacionadas con la zona a unirse a un proyecto, el suyo, que «huye de la bulla» y cree en la «cooperación» como herramienta fundamental para resolver los problemas.

Vecinos, empresarios, expertos en movilidad y finanzas, arquitectos y comerciantes forman parte de la primera junta directiva del colectivo. Se han organizado en comisiones para trabajar diversos temas que preocupan a un barrio decimonónico en el que viven 8.500 personas -mil menos que hace unos años-, que envejece y que se resiste a acabar siendo un céntrico dormitorio. «Queremos recuperar la calidad de vida de la zona y que esto sea ciudad las 24 horas los 365 días del año». Dos de sus prioridades son en estos momentos, las obras para la creación de un gran espacio comercial en la calle San Prudencio y los problemas con los jóvenes en el entorno de José Erbina.

Han creado junto a comerciantes y hosteleros una mesa de coordinación para intentar resolver entre todos cuestiones como la de que las terrazas de algunos bares se vean afectadas por las labores de demolición de San Prudencio o hablar con el jefe de obras para filtrar el polvo que se genere en los patios interiores. Creen en la oportunidad que puede ser para el barrio la ‘operación Urteim’ y sólo persiguen la convivencia.

Trabajo en red

La otra mesa la integran residentes y dueños de negocios en José Erbina, frente a las vías del tren. Hace años que es una de las zonas elegidas por los jóvenes para hacer botellón. La suciedad, las pintadas, los grafitis y la inseguridad que pueden sentir las mujeres al pasar por esos soportales por la noche les preocupan. La idea del Ayuntamiento de pintar un mural en la zona del edificio que alberga los servicios municipales de Infancia y Familia no les parece que vaya a resolver los problemas de deterioro de la zona. «Creemos que debe haber primero un debate. Las casas de José Erbina se diseñaron con mucho cuidado, con una estética unificada. Ahí no se pueden ni cambiar una ventana si eso afecta», detalla el portavoz de la asociación. «Quizá la solución sea más limpieza y perseguir, concienciar de que no se puede destrozar un barrio a golpe de pintadas y grafitis. Y a veces eso no se distingue de un mural. Debe haber un debate más sosegado».

Lo suyo es trabajo en red y con esa premisa quieren también tocar los otros temas que les inquietan. Han creado una comisión para la recuperación de funciones urbanas y de actividad y entre otras cosas se proponen hacer un inventario de oficinas y locales sin actividad o infrautilizados. «Este es un gran sitio para trabajar, aquí podría haber un parque tecnológico urbano», propone Azkarate. También hablan de cooperación comercial, de la creación de un centro comercial del Ensache abierto o de la dinamización de escaparates vacíos.

Esta fábrica de ideas que esta asociación dedica también comisiones a la rehabilitación de edificios y patios, al transporte público y movilidad, a la convivencia cívica y a la dinamización cultutal del barrio. «El futuro de zonas con cierta edad pasa por movilizarse para sobrevivir», sentencia. Dicen que no quieren interferir en el trabajo de ninguna otras asociación sino buscar sinergias y han logrado ya que trabajen con ellos los cines Florida y Dendaraba. Han creado su propia web y su logo. Más información en http://ensanchexix.org/. Están abiertos a seguir sumando.